Categorías
Novedades

Estamos en contra de la gestión digital de derechos (DRM). Este es el por qué

Texto por Brigitte Vézina, publicado originalmente en inglés en el sitio web de Creative Commons bajo licencia CC BY.

En Creative Commons (CC) llevamos mucho tiempo en desacuerdo con el uso de la gestión digital de derechos (DRM) y las medidas de protección tecnológica (TPM) en el entorno abierto. Creemos que el DRM y las TPM no deben usarse para controlar, limitar, prevenir o afectar de ninguna manera las actividades y usos permitidos bajo los términos de las licencias CC. Claramente, el DRM y las TPM son la antítesis del espíritu «abierto» y están en desacuerdo con los valores de compartir que apoyamos.

¿Qué es el DRM? El DRM consiste en tecnologías de control de acceso o acuerdos de licencia restrictivos que intentan restringir el uso, modificación y distribución de obras adquiridas legalmente. Los ejemplos incluyen la tecnología de cifrado utilizada en los DVD, claves (o contraseñas) en los videojuegos o restricciones de copia en libros electrónicos.

El DRM va en contra del espíritu de compartir de manera abierta

La mayoría de los creadores que eligen licencias CC probablemente no quieran el DRM; quieren una amplia distribución, uso y reutilización de su contenido. Por lo general, recomendamos a los creadores que compartan su contenido en formatos «descargables» y «editables» (es decir, sin DRM: sin ninguna restricción técnica para descargar, copiar o modificar) para facilitar que otras personas se beneficien y usen el contenido, incluyendo los usos con fines educativos y socialmente beneficiosos. Asimismo, desaconsejamos compartir contenido con una licencia CC en plataformas, sitios o canales que agregan DRM al contenido compartido. De esa manera, se mantiene el espíritu de la licencia abierta y no se comprometen las expectativas legítimas del público con respecto a las libertades asociadas con el uso de contenido con licencia abierta.

El DRM no hace ningún favor al público: bloquea el acceso legítimo a contenidos con licencia abierta, lo que representa una amenaza para los derechos universales y fundamentales de acceso al conocimiento, la ciencia, la cultura y la educación.

Lo hemos dicho antes y lo diremos de nuevo: oponerse al DRM es enormemente importante para muchas comunidades que forman parte del movimiento abierto, y particularmente para la educación abierta. De particular importancia es la capacidad de los educadores y estudiantes de «conservar» el contenido y de «hacer, poseer y controlar copias del contenido (por ejemplo, descargar, duplicar, almacenar y administrar el recurso)».

El DRM plantea un grave riesgo para los principios en los que se basa el movimiento abierto. El DRM a menudo constituye un obstáculo innecesario que impide el acceso y el uso del contenido con fines legítimos. Cuando se utiliza en relación con contenido con licencia abierta, el DRM no hace ningún favor al público: bloquea el acceso legítimo al contenido, lo que representa una amenaza para los derechos universales y fundamentales de acceso al conocimiento, la ciencia, la cultura y la educación. En Creative Commons continuaremos luchando contra el DRM.

* Imagen: Burn plate, DRM toaster, Thotcon, Chicago, Illinois, USA por Cory Doctorow bajo una licencia CC BY-SA 2.0.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.