reforma del derecho de autor

Libertad de panorama

Equipo de CC Uruguay, junio 28th, 2016

Hoy-soy-delincuente-1

El proyecto aprobado en el Senado que reforma la ley de derecho de autor, instaura plenamente la libertad de panorama. Es decir, la libertad de dibujar, fotografiar o filmar obras arquitectónicas, monumentos y obras de artes plásticas expuestas en forma permanente en lugares públicos. En cambio, el texto propuesto por un acuerdo entre AGADU, la FEUU y la Cámara del Libro restringe tal libertad a los usos sin ánimo de lucro. Si se aprobara la reforma con esa restricción, los fotógrafos, cineastas, documentalistas y artistas plásticos que registren fachadas y monumentos de nuestras ciudades y quieran vivir de su trabajo, cometerían actos ilícitos. Por eso, es necesario movilizarnos para que el Parlamento le dé aprobación definitiva al proyecto de ley con media sanción del Senado. Con una reforma integral de la ley de derecho de autor, todas y todos ganamos derechos.

Firmá la carta ciudadana: www.todosganamosderechos.org

1 Comment »

Que la información sea un derecho y no un delito

Equipo de CC Uruguay, junio 27th, 2016

Foto: Agustina Grande (Voluntaria en CC Uruguay)

Foto: Agustina Grande  (Voluntaria en CC Uruguay)

El pasado miércoles 22 de junio se realizó un debate sobre el lugar de la información en la nueva agenda de derechos. La actividad se desarrolló en el marco de la semana de acción global de solidaridad que apunta a reclamar por la situación actual de privación de libertad de Julian Assange.

La reunión, organizada por Proderechos y Creative Commons Uruguay y realizada en Casa Tomada, fue moderada por Victoria Carranza, integrante de Proderechos, y contó con las participaciones de Gabriel Delacoste (politólogo), Mariana Fossatti (socióloga, integrante de Creative Commons Uruguay) y Fabrizio Scrollini (abogado, integrante de DATA Uruguay).

En base a los ejes de la vigilancia comercial y estatal, el acceso a la información y la reforma de la ley de derechos de autor, los panelistas plantearon temas como el grado de privacidad que la ciudadanía está dispuesta a ceder ante los nuevos medios de vigilancia pública y privada; los gobiernos limitando el derecho a la privacidad con la justificación de brindar mayor seguridad; la regulación de la libertad de expresión; la protección de la intimidad en internet; el derecho de acceso a la información de los ciudadanos; el conocimiento como propiedad privada y la consideración de acciones cotidianas tales como fotocopiar o descargar información de internet como un delito. A las exposiciones de los panelistas se sumaron distintas interrogantes del público.

“First they came for Assange” (Primero vinieron por Assange) es un evento coordinado en varias ciudades en solidaridad con Julian Assange, programador y ciberactivista australiano, creador del sitio WikiLeaks, quien el 19 de junio cumplió cuatro años en privación de libertad, sin cargos serios en su contra. En ese marco, se planteó la persecución política como un problema social que afecta a la democracia.

La actividad en Casa Tomada comenzó con la proyección de una entrevista realizada a Assange el pasado 19 de junio, para el diario español eldiario.es, acerca de su situación actual.

Luego, Gabriel Delacoste propuso una mirada política sobre la propiedad intelectual, la cual va más allá de la reproducción de textos, poniendo como ejemplo el acceso a los medicamentos y el poder de mercado que tienen las industrias farmacéuticas. Abordó el papel central que tiene el conocimiento y las barreras legales a su uso dentro del capitalismo. Esta centralidad económica del manejo de información deriva en una centralidad política, como se puso de manifiesto en el caso de Edward Snowden. Delacoste mencionó casos de empresas con gran poder económico, capaces de acceder a más información y de restringir el acceso a las que no tienen ese poder. El crecimiento de las empresas tecnológicas genera tensiones internas entre los grandes poderes del capitalismo, en particular con las industrias del entretenimiento, pero estas tensiones suelen ser resueltas mediante censura y restricciones, sin tener en cuenta los intereses de la ciudadanía.

El siguiente expositor, Fabrizio Scrollini, destacó que la tecnología es política, y utilizó como ejemplo los sistemas de trenes, que tienen la posibilidad de incluir o excluir a poblaciones enteras. De este modo, se puede analizar la estructura tecnológica de una sociedad desde el punto de vista de determinar a quiénes favorece y a quiénes no. Por otra parte, señaló el problema de la vigilancia gubernamental, y destacó el caso de El Guardián, una tecnología utilizada por el gobierno uruguayo para monitorear potenciales delincuentes pero que no cuenta con reglas claras y límites establecidos para ser utilizada con suficientes garantías. A su vez, afirmó que la compra de este tipo de tecnologías debería ser discutida a nivel social y que se debería pensar en mecanismos transparentes para que los actores aseguren los derechos de todos e informen claramente qué hacen con nuestros datos personales. Y para cerrar, planteó que la discusión sobre un marco legal que asegure nuestros derechos básicos en entornos mediados por tecnologías aún “está muy verde”.

Mariana Fossatti partió de la idea de que la información es un derecho y que todos deberíamos tener este acceso garantizado. Lo mismo pasa con el derecho a la intimidad. Estos derechos se encuentran establecidos a través de declaraciones y pactos de derechos humanos, pero al momento de discutir los derechos en el mundo digital, muchos actores poderosos buscan redefinirlos, dejando en el camino algunos derechos fundamentales. Estableció como ejemplo los casos de Snowden y Assange, a quienes se acusa de actos ilegales a pesar de la intuición popular de que lo que hicieron está bien. WikiLeaks, el sitio web creado por Assange, realiza una práctica totalmente legítima reconocida dentro del periodismo -la protección de la fuente de información-, pero esta práctica ha sido asociada por el gobierno de Estados Unidos con el “robo” de información. Snowden, por su parte, denunció un abuso de su gobierno, y fue acusado de espía. También está el caso de Aaron Swartz, programador estadounidense, militante por el acceso al conocimiento que se suicidó debido a la persecución legal sufrida. Y el de Alexandra Elbakyan, programadora y científica de Kazajistán, que es perseguida por la poderosa editorial Elsevier por poner a disposición gratuitamente textos científicos. Sin embargo, Fossatti resaltó que, más allá de estos casos resonantes, es toda la ciudadanía la que queda fuera de la ley cuando son criminalizadas prácticas cotidianas tales como bajar un PDF o sacar una fotocopia. En Uruguay, la ley de derechos de autor es la que regula el acceso al conocimiento y a la cultura, estableciendo que cualquier copia o reproducción de una obra está prohibida. La reforma a esta ley que actualmente discute el Parlamento busca derogar este delito penal y agregar una serie de excepciones para facilitar el acceso a la cultura y a los materiales de estudio. Distintos actores, como la Cámara del Libro y AGADU, forzaron a la FEUU a firmar un acuerdo que pretende recortar la reforma, creando un marco legal confuso y restrictivo. Sin embargo, la discusión aún se encuentra en el Poder Legislativo. Desde Creative Commons Uruguay se está intentando llegar a una ley que sea lo más adecuada posible para las prácticas educativas y el acceso a la cultura en el siglo XXI. A su vez, existe una declaración firmada por varias organizaciones en apoyo al proyecto de ley que cuenta con media sanción del Senado, y también una carta ciudadana que se encuentra en todosganamosderechos.org, firmada por autores, profesionales, estudiantes y ciudadanos.

Luego de que los panelistas desarrollaron estos distintos puntos conectados y atravesados por leyes contradictorias, y respondieron preguntas del público, se dio el cierre del encuentro con la proyección de un video de Slavoj Zizek, filósofo y sociólogo esloveno, quien, en apoyo a Assange, propone no olvidar su nombre y, a su vez, llama a una revolución para lograr la protección de nuestra privacidad. Zizek culmina diciendo: “Julian vive en nosotros, todos somos culpables si no hacemos algo”.

Mercedes Cabrera (voluntaria en Creative Commons Uruguay)

Álbum con fotos de la actividad:

Que la información sea un derecho y no un delito

No Comments »

Que la información sea un derecho y no un delito

Equipo de CC Uruguay, junio 15th, 2016

Que la información sea un derecho y no un delito

El próximo miércoles 22 de junio nos vamos a juntar para discutir sobre el lugar de la información en la nueva agenda de derechos. En el marco de la semana de acción global de solidaridad por la situación de privación de libertad de Julian Assange, desde Proderechos y Creative Commons Uruguay invitamos a todas y todos a discutir sobre la vigilancia comercial y estatal, el acceso a la información y la reforma de la ley de derechos de autor. La actividad va a tener lugar el miércoles 22 de junio a las 19 hs en Casa Tomada (Soriano 762 esquina Ciudadela, Montevideo).

¿Qué porción de nuestra privacidad estamos dispuestos a ceder frente a los nuevos medios de vigilancia pública y privada? ¿Pueden los estados limitar nuestro derecho a la privacidad para brindarnos mayor seguridad? ¿Cómo se regula en Internet la libertad de expresión y la protección de la intimidad? ¿Hasta dónde llega el derecho de acceso a la información de los ciudadanos, frente a estados y corporaciones? ¿Puede considerarse el conocimiento una propiedad privada? ¿Las acciones cotidianas de acceso al conocimiento e información -como sacar fotocopias, o descargar información de internet- deben seguir siendo delitos?

Como panelistas estarán: Gabriel Delacoste (politólogo), Mariana Fossatti (socióloga, integrante de Creative Commons Uruguay), Sebastián Sabini (diputado) y Fabrizio Scrollini (abogado, integrante de DATA Uruguay). Moderará Victoria Carranza, integrante de Proderechos. Se proyectarán grabaciones de las intervenciones de Julian Assange y otros destacados activistas internacionales.

Visitá también el evento en Facebook.

No Comments »

Excepciones a la ley de derecho de autor – Documento conjunto de organizaciones sociales

Equipo de CC Uruguay, junio 8th, 2016

Hoy fue entregado el siguiente documento conjunto de organizaciones sociales en la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara de Representantes. La postura conjunta fue firmada hasta el momento por 10 organizaciones sociales: Asociación de Bibliotecólogos del Uruguay, Asociación Uruguaya de Archivólogos, CAinfo, Centro de Estudios de Software Libre, Cotidiano Mujer, Creative Commons Uruguay, DATA Uruguay, Movimiento Derecho a la Cultura, Mujer y Salud en Uruguay y Wikimedia Uruguay. El documento se encuentra abierto a sumar más adhesiones de organizaciones sociales. Expresa el respaldo al proyecto de ley de reforma del derecho de autor aprobado en el Senado, y señala la importancia de mantener en dicho proyecto un conjunto de artículos fundamentales para garantizar el ejercicio de derechos culturales básicos. También incluye un análisis comparativo de los diferentes insumos que han aportado al debate de la ley.


Montevideo, 8 de junio de 2016.

Sras/es legisladoras/es de la Cámara de Representantes:

Las organizaciones firmantes manifestamos nuestro apoyo al proyecto de ley de acceso a la cultura y a materiales de estudio, aprobado por la Cámara de Senadores el pasado 13 de abril.

Dicho proyecto incorpora limitaciones y excepciones a la ley de derecho de autor, beneficiando a estudiantes, docentes, profesionales de bibliotecas y de la investigación y a toda la población en cuanto al acceso a obras culturales y educativas. La iniciativa aporta un nuevo equilibrio a la ley de derecho de autor, en el cual se tienen en cuenta los derechos a la cultura y a la educación, los cuales son derechos humanos consagrados en numerosos tratados internacionales, como la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Deseamos manifestar enfáticamente la importancia de mantener en el presente proyecto, un conjunto de artículos fundamentales para garantizar el ejercicio de derechos culturales básicos. En especial, creemos que es de suma importancia mantener el artículo que retira de la órbita penal las reproducciones sin fines de lucro, así como la excepción de copia para uso estrictamente personal.

La ley vigente criminaliza las prácticas más comunes de acceso a la cultura y al conocimiento, como lo es bajar información de Internet. La inmensa mayoría de la población uruguaya infringe esta ley a diario, exponiéndose a sanciones penales que pueden derivar en multas o prisión equivalente, así como en la generación de antecedentes penales.

Las personas más expuestas a ser criminalizadas, como siempre, son los sectores de menores recursos, así como los y las jóvenes, quienes tienen menos posibilidades económicas de comprar productos culturales y, por esa razón, adoptan con frecuencia estrategias informales de acceso a la información y a la cultura.

Asimismo, consideramos de vital importancia que se aprueben, sin recortes ni restricciones, las excepciones al derecho de autor aprobadas por unanimidad en el Senado en favor de la educación, de las bibliotecas y de la libertad de panorama. Entre otras cosas, entendemos que prácticas tales como el préstamo público de obras no deben quedar sometidas a restricciones injustificadas referidas al tipo de obra o de institución, y que docentes y estudiantes de la educación privada y comunitaria no deben ser discriminados en cuanto al alcance de las excepciones. Por estas razones, si bien no nos oponemos a que se clarifique la redacción de algunos artículos, estas modificaciones no deben recortar derechos ni restringir el alcance de las disposiciones.

En definitiva, creemos que el proyecto aprobado en el Senado actualizará al siglo XXI la ley de derecho de autor, reconociendo como derechos culturales un conjunto de prácticas que hoy nuestra ley considera delitos. Esta reforma legal es necesaria y traerá beneficios sustanciales para la población, sin generar ningún tipo de daño a la comunidad de autoras y autores ni a la industria cultural.

Asimismo, tenemos la certeza de que el proyecto de ley no infringe normas constitucionales ni tratados internacionales y se adecúa tanto a los estándares de protección del derecho de autor, como a los de promoción de los derechos culturales validados en la legislación de la inmensa mayoría de los países del mundo.

Se abre la oportunidad de regular el acceso a la cultura con una ley justa para toda la ciudadanía, incluyendo a autores y autoras, estudiantes, docentes, profesionales de bibliotecas y de la investigación, y la ciudadanía en general. La ley tendrá efectos positivos sobre el acceso a la cultura, la creación cultural y la libertad de expresión.

Adjuntamos un informe sobre el proyecto de ley, comparando las propuestas que están en discusión, y proponiendo en algunos casos redacciones que consideramos superadoras. Quedamos a disposición por cualquier consulta al respecto.

Organizaciones firmantes:

firmas de organizaciones

 

8 Comments »

Organizaciones de América Latina apoyan reforma del derecho de autor y rechazan agresiones a CC Uruguay

Equipo de CC Uruguay, junio 2nd, 2016

Un conjunto de organizaciones de América Latina manifestó, a través de una carta abierta, su apoyo a la reforma de la ley de derecho de autor en Uruguay, al tiempo que repudió las agresiones que la campaña denominada «Derecho a Trabajar» realizó contra CC Uruguay. La campaña «Derecho a trabajar» buscaba enturbiar el debate sobre la reforma del derecho de autor, a través de imágenes violentas y afirmaciones falsas. Afortunadamente, el repudio generalizado hizo que esa lamentable campaña haya sido suspendida. Al parecer, los impulsores de la campaña cerraron su página de Facebook y su cuenta de Twitter, luego de que varios autores reconocidos denunciaran que no tenían nada que ver con ese sitio ni sabían quién andaba detrás de él. Compartimos a continuación la carta de las organizaciones latinoamericanas, publicada en el sitio de Creative Commons Colombia.

Carta de apoyo a la campaña “Derecho a estudiar”

 

creative-commons-derecho-a-trabajar

A la izquierda, la imagen agresiva y falaz sobre Creative Commons difundida a través de la campaña «Derecho a trabajar». A la derecha, un remix en respuesta a esa imagen, diseñado por nuestra amiga Teresa Sempere, bajo el lema: «No se trata de quién pisa a quién, sino de qué zapatos elige cada uno para caminar».

No Comments »

Todos ganamos derechos: carta ciudadana en apoyo a la reforma del derecho de autor

Equipo de CC Uruguay, mayo 28th, 2016

Esta semana se hizo pública una carta ciudadana en apoyo a la reforma de la ley de derecho de autor, bajo el título «Todos ganamos derechos«. En muy pocos días la carta ganó más de 300 adhesiones, entre ellas las de escritores y músicos, así como personalidades de la cultura, docentes, bibliotecarios, estudiantes y usuarios.

La carta afirma que el proyecto de ley aprobado en el Senado «ayuda a distribuir entre todas y todos la riqueza intelectual que producimos socialmente». También destaca los beneficios que el proyecto va a traer para estudiantes y docentes, autores, trabajadores de instituciones culturales, investigadores y usuarios de cultura. Se legalizarán las copias personales que hacemos todos los usuarios todos los días cuando navegamos por Internet. Se quitarán de la órbita penal las copias sin fines de lucro, lo cual al día de hoy puede derivar en severas penas de multa y cárcel para acciones triviales y cotidianas. Las personas que trabajan en las bibliotecas podrán realizar su trabajo de preservación y de facilitar el acceso al público sin cometer delitos. Los docentes podrán realizar repartidos y los estudiantes acceder a los materiales de los entornos virtuales de aprendizaje de manera legal.

Desde Creative Commons Uruguay apoyamos la carta y animamos a todas y todos a firmarla. Si bien algunas sociedades de gestión de derechos de autor y cámaras empresariales buscan recortar los beneficios que el proyecto traerá para el conjunto de la sociedad, confiamos en que el Parlamento tendrá en cuenta el interés público a la hora de aprobar definitivamente la ley. A continuación compartimos los materiales gráficos que acompañan la carta ciudadana.

1 Comment »

Un acuerdo insuficiente

Equipo de CC Uruguay, mayo 26th, 2016

Hoy jueves 26 de mayo, representantes de la FEUU, AGADU y la Cámara del Libro hicieron público un acuerdo para enviar una propuesta a la Cámara de Representantes en relación a la reforma de la ley 9.739 de derecho de autor.

En relación al proyecto de ley aprobado en el Senado, el texto de dicho acuerdo plantea numerosos recortes y restricciones. En particular:

  • Elimina la excepción de copia personal. De esta manera, si el Parlamento acepta el texto del acuerdo, seguirían siendo ilícitas prácticas tan comunes como guardar en la computadora o imprimir una copia única y personal de la información que los usuarios encuentran en Internet, hacer respaldos informáticos o actualizar el formato de obras adquiridas legalmente, entre muchas otras prácticas cotidianas.
  • Elimina la derogación de la sanción penal para las reproducciones sin fines de lucro. En otras palabras, el acuerdo busca mantener en el ámbito penal aquellas infracciones que se llevan a cabo sin fines de lucro y sin ánimo de causar un perjuicio al autor. De tal forma, numerosas prácticas inofensivas y socialmente aceptadas, como las descargas de Internet de materiales protegidos, realizadas sin fines de lucro, seguirían teniendo prevista una pena de multa de hasta más de 40 mil dólares o prisión equivalente. El proyecto aprobado por el Senado, en cambio, plantea de forma sensata que dichas infracciones deben permanecer en el ámbito civil. El derecho penal debe ser aplicado como ultima ratio y no para acciones cotidianas cuyo potencial daño es ínfimo
  • Añade grandes restricciones a las excepciones educativas. En primer lugar, el acuerdo busca eliminar la posibilidad de realizar traducciones o adaptaciones de obras en instituciones docentes. Por otro lado, pretende que las reproducciones de fragmentos de obras únicamente se puedan realizar en instituciones públicas, discriminando a las instituciones privadas y comunitarias. Además, restringe la excepción únicamente a “textos breves de estudio” y a “material educativo”, imponiendo un límite máximo de 30 páginas para las reproducciones.

El proyecto aprobado en el Senado, en contraposición, contempla las traducciones y adaptaciones de obras en instituciones docentes. Por otra parte, no discrimina a las instituciones privadas y comunitarias. A su vez, no limita las reproducciones únicamente a “material educativo”. Esto es muy importante, dado que en la educación universitaria es preciso acceder a materiales que no fueron creados originalmente con fines de estudio. Por ejemplo, los estudiantes de música deben acceder a obras musicales, así como en otras carreras es preciso acceder a obras o fragmentos de obras literarias, científicas, filosóficas, etc. Por último, el proyecto del Senado no impone un límite de páginas arbitrario y excesivamente limitado, brindando en cambio flexibilidad a la norma y permitiendo que sea un juez quien evalúe, en cada contexto particular, si la reproducción estaba justificada por la finalidad educativa.

  • Añade enormes restricciones a las bibliotecas. El acuerdo busca restringir el préstamo público únicamente a obras escritas, manteniendo en la ilegalidad el préstamo público de obras musicales, audiovisuales, plásticas, fotográficas, etc. En cambio, el proyecto aprobado en el Senado legaliza el préstamo público de cualquier obra distinta al software.

Por otro lado, el acuerdo sustituye la obligación de que el préstamo se haga sin fines de lucro, por la de que el préstamo se haga en instituciones “cuyas actividades no tengan directa o indirectamente fines de lucro”, restringiendo aún más los casos en los que el préstamo es legal.

Las reproducciones que realizan las bibliotecas a pedido de sus usuarios quedarían, al igual que las reproducciones realizadas en instituciones educativas, restringidas al absurdo y arbitrario límite de 30 páginas.

Por último, el proyecto aprobado en el Senado permite realizar reproducciones en las bibliotecas para sustituir un ejemplar cuando dicho ejemplar no está disponible en el mercado a un precio razonable. El acuerdo de la FEUU, AGADU y la Cámara del Libro busca eliminar tal disposición.

  • Añade restricciones a la libertad de panorama. El proyecto aprobado en el Senado legaliza en todos los casos la libertad de panorama. Es decir, la libertad de dibujar, fotografiar, filmar o hacer modelos en tres dimensiones de obras arquitectónicas, monumentos y obras de artes plásticas expuestas en forma permanente en lugares públicos. En cambio, el texto del acuerdo de la FEUU, AGADU y la Cámara del Libro restringe tal libertad a los usos sin ánimo de lucro. De tal manera, fotógrafos, cineastas o artistas plásticos que quisieran comercializar sus propias obras que contengan fachadas y monumentos de nuestras ciudades, cometerían actos ilícitos.

Por todo lo ya señalado, creemos que el acuerdo entre la FEUU, AGADU y la Cámara del Libro es un acuerdo insuficiente. Si bien acierta en desterrar cualquier riesgo de canon digital o de persecuciones administrativas a los usuarios, elimina dos de los principales aspectos de la reforma (la despenalización de las infracciones sin fines de lucro y la copia para uso personal) y recorta seriamente muchas otras excepciones, como la excepción educativa, las excepciones para bibliotecas y la libertad de panorama.

El acuerdo retrocede no sólo en lo que respecta a los artículos polémicos (los cuales fueron directamente eliminados) sino que recorta gravemente otros artículos que fueron redactados por el Consejo de Derechos de Autor del Ministerio de Educación y Cultura, y que en el Senado fueron votados por unanimidad con el apoyo de todos los partidos políticos.

En definitiva, creemos que es necesario que los diputados vean el texto de este acuerdo sólo como un insumo más entre muchos otros. Las instituciones docentes, los bibliotecarios y un número importante de organizaciones sociales también tienen que ser escuchados por los legisladores a la hora de aprobar el texto definitivo. El interés general de toda la ciudadanía es el que debe primar a la hora de aprobar las leyes. Creemos que sólo desde el debate amplio y democrático entre todos los actores involucrados puede salir la mejor ley de acceso a la cultura para nuestro país.

Actualización: El blog de Creative Commons Internacional se hizo eco de este artículo y publicó una reseña en inglés sobre el asunto:

Uruguayan rights holders seek to roll back progressive copyright reform

5 Comments »

Entrevista en TNU: Creative Commons Uruguay y la reforma de la ley de derecho de autor

Equipo de CC Uruguay, mayo 20th, 2016

Este miércoles 18 de mayo estuvimos en el programa La Mañana de TNU, con Ana María Mizrahi. Explicamos qué es y cómo funciona Creative Commons Uruguay. Contamos que somos un colectivo de voluntarios sin fines de lucro, en respuesta a algunas versiones malintencionadas difundidas por corporaciones que se oponen a la reforma de la ley de derecho de autor. También explicamos en qué consiste el proyecto de ley y por qué va a beneficiar a toda la ciudadanía sin perjudicar a los autores. Dejarán de ser ilegales algunas prácticas cotidianas de acceso a la cultura y a la educación que cuentan con amplia aceptación social. De esta manera, la ley de derecho de autor, que data de 1937, se actualizará al siglo XXI.

No Comments »

Propiedad intelectual y derechos humanos: CC Uruguay en la presentación del libro de Beatriz Busaniche

Equipo de CC Uruguay, mayo 15th, 2016

Este miércoles 18 de mayo Beatriz Busaniche va a estar en Montevideo presentando su nuevo libro «Propiedad intelectual y derechos humanos. Hacia un sistema de derechos de autor que promueva los derechos culturales», publicado por la editorial Tren en Movimiento. El evento será a las 19 hs en la cafetería del Centro Cultural de España en Montevideo (Rincón 629).

Beatriz Busaniche es docente en la Universidad de Buenos Aires y preside la Fundación Vía Libre de Argentina. Vía Libre es una de las organizaciones con mayor trayectoria en América Latina para la defensa de los derechos humanos en entornos mediados por nuevas tecnologías. En su libro, Busaniche explica las tensiones entre los tratados comerciales de propiedad intelectual y los derechos humanos de acceso a la cultura y al conocimiento, sacando conclusiones sobre la necesaria reforma del sistema de propiedad intelectual. Los temas que aborda la autora son de gran actualidad en nuestro país, donde el Parlamento discute una reforma a la ley de derecho de autor para atender el derecho a la educación y a la cultura.

En la presentación del libro habrá además un panel de invitados locales. Patricia Díaz, miembro de Creative Commons Uruguay, participará en el panel, junto al diputado Julio Battistoni y Marcio Mañana, de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay.

El libro de Busaniche ya se puede descargar de manera libre y gratuita.

Actualización: compartimos al inicio del post la grabación del evento.

Busaniche-en-Montevideo

 

 

 

No Comments »

La excepción de copia personal

Equipo de Creative Commons Uruguay, mayo 12th, 2016

Versión de la publicación en Brecha el 28 de abril de 2016.-

El pasado 13 de abril obtuvo media sanción en la Cámara de Senadores el proyecto de ley que agrega excepciones a los derechos de autor. En los siguientes días, representantes de la Cámara Uruguaya del Libro manifiestan su desacuerdo con algunos aspectos del proyecto, oponiendo especial resistencia a la excepción conocida como la “copia personal”.

La redacción que presenta esta excepción en el proyecto de ley es la siguiente: “Son igualmente lícitas: (…) 15) La reproducción hecha por cualquier medio, sin autorización del autor o titular, de una obra o prestación protegida, ordenada y obtenida por una persona física, en un solo ejemplar para su uso personal y sin fines de lucro”. A continuación proporcionaremos algunos elementos conceptuales con el objetivo de orientar su correcta interpretación y comprender su finalidad.

¿QUÉ ES LA COPIA PERSONAL? La copia personal constituye un límite clásico a los derechos de autor reconocido en decenas de países 1 y admitido por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Esta excepción al derecho de autor alcanza a las copias sin fines de lucro que efectúa cada individuo diariamente en su esfera personal. El uso estrictamente personal de quien copia constituye el supuesto fundamental que delimita la excepción.

De forma previa, y a los efectos de comprender cabalmente su funcionamiento y justificación, debe conocerse el alcance general de los derechos de autor. Resulta que todas las creaciones originales del intelecto humano (excluyendo las ideas) se encuentran sujetas a derecho de autor. Éste cubre toda la producción existente, tanto la profesional como la amateur o aquella que surge espontáneamente con fines de libre expresión; cubre tanto la producción destinada al circuito comercial como aquella creada y publicada sin perseguir un fin de lucro. Por lo tanto alcanza a cada audio, texto, blog, crítica, comentario, mail, fotografía, fachada de edificio, plano, afiche, diseño gráfico, pintura, grafiti, garabato en una servilleta y, en general, cualquier otra expresión del pensamiento que posea un mínimo de originalidad. Como regla general deberá contarse con la autorización del autor o titular para efectuar cualquier tipo de uso de esas creaciones intelectuales, incluyendo, obviamente, cualquier tipo de copia.

Algunos ejemplos de copias personales que se efectúan diariamente son: la descarga de los resultados de la búsqueda de información que efectuamos en la web respecto de cualquier tema, el pasaje de archivos de un dispositivo a otro, copiar un CD que compramos para escuchar en el celular, la copia de un texto que realizamos para leer en otro momento usando el escáner de nuestro celular, imprimir en casa un archivo de texto para estudiar, descargar una foto que circula en una red social, ¡incluso las copias temporales que se borran apenas cerramos la sesión en la PC son copias técnicas de uso personal!, y son ilegales de acuerdo con la ley vigente.

Cuando nos percatamos de la amplitud del cerco que coloca el derecho de autor sobre el acervo cultural resulta fácil imaginar la función que viene a cumplir la copia personal. Es mediante la legalización de este tipo de copia que se intenta dar un respiro al usuario o internauta del siglo XXI, buscando mantener el equilibrio entre los intereses comerciales de los autores profesionales y las libertades del individuo. Queda claro entonces que este instituto jurídico vendría a reconocer la legalidad de las prácticas cotidianas, prácticas que realizan incluso aquellos que se oponen a él.

De acuerdo con las actuales lógicas de circulación de bienes culturales, y considerando específicamente la circulación en formato digital a través de redes, se estima descabellada la pretensión de requerir un permiso o licencia expresa de los autores por cada una de las decenas de miles de copias digitales (imágenes, textos, audios, etcétera) que hacen millones de personas diariamente. Esto implicaría costos de transacción imposibles de afrontar, tanto por los usuarios como por los titulares de esos derechos. A su vez, otro aspecto importante a considerar es la imposibilidad de controlar este tipo de copias, dado el inexcusable respeto a la intimidad e inviolabilidad del domicilio y la necesidad de contar con unos medios judiciales y policiales exorbitantes.

Desde el punto de vista jurídico, no reconocer estos costos imposibles y prohibir la copia personal implica cercar la totalidad del patrimonio cultural en sus diversas expresiones, impidiendo el acceso legal al conocimiento, a la cultura y a la educación, y también restringir la libertad individual. Desde el punto de vista práctico, resulta lógico suponer que este tipo de actividades no será perseguido o controlado y que los ciudadanos continuarán realizándolas, siendo esto último particularmente corrosivo y deslegitimante para el sistema legal en su conjunto.

Finalmente, para terminar de comprender el concepto de copia personal es útil determinar claramente qué usos y actos quedan excluidos de su alcance. Podemos afirmar que:

  • No es copia personal la que se hace con fines de venta o para obtener cualquier tipo de rédito económico. No se habilita la copia en circuitos comerciales (por ejemplo: locales de fotocopiado).
  • No se habilita mediante la copia personal: el uso colectivo, la posterior distribución o transferencia de la copia bajo cualquier modalidad (venta, préstamo, donación, alquiler, etcétera.) o la posterior comunicación o publicación de la obra copiada por cualquier medio.
  • Es ilegal la copia personal de la copia personal efectuada por o para una tercera persona (ya que vulnera el límite de uso estrictamente personal de la copia que se usa de base).
  • Es ilegal la copia personal de una copia «pirateada», ya que siguiendo una interpretación restrictiva de los límites al derecho de autor enmarcada en el Convenio de Berna, no se podrían legitimar actos delictivos como la piratería (Artículo 46 Lit. A de la Ley) y ni ir contra la normal explotación de la obra.

Como vemos, esta figura jurídica no habilita la generación de un mercado paralelo de copia masiva de obras, siendo este el único caso en el que se justificaría el reclamo de la Cámara Uruguaya del Libro. Todo esto parece confirmar que la delimitación que se hace de la figura jurídica de la copia personal es suficiente y que no es justificable continuar reprimiendo por la vía legal las prácticas cotidianas de los ciudadanos del siglo XXI en aras de lograr una incierta protección de los intereses comerciales de la industria editorial.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos consagra dos derechos en su artículo 27: por un lado, el derecho de acceso a la cultura y al conocimiento y, por otro, el derecho a la protección del autor. La inclusión de ambos derechos en un mismo artículo no es ingenua o casual. Este artículo marca la puja y el necesario equilibrio que debe existir entre ambos derechos, y nos recuerda que ningún derecho es absoluto. Esta es una de las razones por la que se entiende que la pretensión de inconstitucionalidad contra la copia personal no podría progresar.

Por último, consideramos que, sin lugar a dudas, se podrá examinar la redacción dada al concepto de copia personal por la Cámara de Senadores a los efectos de mejorar o aclarar sus términos, pero en este examen no deberá perderse de vista la búsqueda del equilibrio de derechos que esta figura jurídica persigue. Deberá efectuarse entonces una evaluación exhaustiva de conjunto que tome en cuenta, las amenazas que los niveles de protección excesivos a los derechos de autor representan para los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas, además de los intereses de los titulares de derechos de autor.

Patricia Díaz

Abogada de Creative Commons Uruguay.

1 Véase http://infojustice.org/wp-content/uploads/2015/09/Master-List-Version-09162015.pdf

No Comments »


previous pagenext page