Música uruguaya CC

En Uruguay existe una gran cantidad de música con licencias Creative Commons. Te invitamos a visitar el catálogo de músicos y bandas que usan licencias libres y/o abiertas en nuestro país.

música CC

Buscar contenidos con licencias CC

Buscar contenidos con licencias CC:



Estoy buscando materiales para:
realizar usos comerciales;
adaptar o remixar.


Buscar vía:


Base de datos de autores

Autores.uy es una base de datos libre de autores uruguayos de todas las disciplinas. Podés acceder a los datos biográficos de los autores y a sus obras en dominio público.
autores.uy

Las reproducciones de obras en el dominio público deben permanecer en el dominio público

Equipo de CC Uruguay, noviembre 25th, 2019

Publicamos la traducción al castellano del comunicado de Creative Commons «Reproductions of Public Domain Works Should Remain in the Public Domain», publicado por Claudio Ruiz y Scann bajo licencia CC BY. También fue publicado en el blog de Taller de Digitalización.


Ha llamado la atención de Creative Commons que hay un incremento en el uso de licencias Creative Commons por parte de instituciones culturales sobre reproducciones fotográficas y digitalizaciones 3D de objetos tales como esculturas, bustos, grabados e inscripciones, entre otros, que están indisputablemente en el dominio público a nivel global. Un ejemplo reciente es la reproducción del busto de Nerfetiti de 3000 años de antigüedad, en exhibición en el Museo Neues en Berlín, que el museo licenció bajo CC Atribución – No Comercial – Compartir Igual. Las prácticas de las instituciones varían enormemente, desde utilizar una licencia CC Atribución hasta nuestra licencia más restrictiva —una CC Atribución – No Comercial – Sin Obras Derivadas.

La mayoría de estos objetos han estado en el dominio público desde hace un largo tiempo, incluso muchos de ellos nunca han estado bajo derecho de autor. El titular de los derechos de autor es la única persona que puede aplicar una licencia Creative Commons a una obra. Si la obra está en el dominio público, no se debe aplicar ninguna licencia de derecho de atuor, y en el caso de las licencias Creative Commons, que fueron diseñadas solamente para operar allí donde todavía existen derechos de autor, la aplicación de una licencia Creative Commons es inefectiva. En estos casos, si acaso, la marca del dominio público o la herramienta de dedicación al dominio público CC0 deben ser aplicadas para confirmar el estado de dominio público global.

Algunas de estas reivindicaciones de derechos están siendo hechas sobre las reproducciones fotográficas y las digitalizaciones 3D de los objetos, no necesariamente sobre los objetos en sí mismos. Sin embargo, la digitalización por sí misma no crea derechos de autor o derechos conexos porque para una amplia mayoría de jurisdicciones no hay ninguna originalidad involucrada en realizar una reproducción digital fidedigna de obras creativas. En la mayoría de los casos, estas reproducciones siguen estándares de la industria bien establecidos, con propósitos de preservación. Incluso cuando estas digitalizaciones son el resultado de trabajo calificado, estas reproducciones son aún insuficientemente creativas para que se les otorgue protección de derechos de autor prácticamente en cualquier país.

En algunos de estos casos, la aplicación de licencias Creative Commons ha sido realizada sobre objetos en disputa, donde la custodia cultural y la propiedad de estos objetos es el tema de discusiones legales, políticas y diplomáticas. Creative Commons está explorando esta cuestión y reconoce que las licencias CC no abordan estos temas lo suficiente. Sin embargo, en estos casos, es particularmente relevante prestarle atención a las prerrogativas culturales que les pertenecen a las comunidades de origen, incluyendo decisiones sobre la digitalización y las condiciones y restricciones de acceso. [ver referencia]

Las licencias Creative Commons son herramientas para permitir a los usuarios entender mejor qué permisos se le conceden al público por parte del creador de la obra original. Cuando una licencia CC se aplica mal, se socava la habilidad de las licencias CC para ser una señal estándar que comunica permisos de derecho de autor. Etiquetar mal las obras crea confusión en quienes quieran reutilizar las obras y limita los derechos del público a beneficiarse de un bien común global.

Reconocemos que en algunos casos las instituciones de patrimonio cultural utilizan las licencias CC para obtener crédito por su trabajo o para indicar el origen de las reproducciones digitales. Hay herramientas tecnológicas más apropiadas y mejores para alcanzar ese objetivo, incluyendo metadatos y estándares de legibilidad por máquinas.

Por último, entendemos las preocupaciones sobre ingresos y ganancias que algunas instituciones culturales expresan cuando evalúan políticas de acceso abierto. Sin embargo, reclamar derechos de autor sobre obras en el dominio público es una conversación diferente, que no pertenece al mismo espacio que la discusión sobre cómo elaborar estrategias exitosas para obtener ganancias. En todo caso, hay una cantidad creciente de evidencia que muestra que los costos asociados para licenciar imágenes empequeñecen las potenciales ganancias o los flujos de ingresos por licenciar imágenes. [ver paper 1, paper 2, paper 3]

Las licencias Creative Commons no son herramientas que deban ser usadas para limitar la posibilidad de descubrir, compartir y reutilizar el dominio público. Las instituciones culturales deben adoptar políticas de acceso abierto como parte de sus misiones institucionales de garantizar el acceso a la cultura y a la información al público.

Creative Commons está haciendo esfuerzos para ofrecer más entrenamiento y actividades educativas sobre acceso abierto a las instituciones culturales. También estamos trabajando en alianza con la Fundación Wikimedia en una Declaración sobre Acceso Abierto al Patrimonio Cultural, que esperamos lanzar en nuestra Cumbre Global en mayo de 2020. Charlá con nosotros en @openglam.

No Comments »

Semana de la Cultura Libre 2019

Equipo de CC Uruguay, noviembre 4th, 2019

Cabezal de la Semana de la Cultura Libre 2019

Del 11 al 16 de noviembre, en diferentes sedes de Montevideo, tendrá lugar la Semana de la Cultura Libre 2019. Vamos a vivir una semana llena de actividades con el objetivo de promover una forma de producir cultura más democrática, basada en el uso de licencias libres y abiertas.

A lo largo de la semana se exhibirán películas licenciadas con Creative Commons, se realizarán shows musicales de bandas que difunden su música con licencias libres, se realizarán charlas y talleres relacionados con cultura libre y se llevará a cabo el primer encuentro de mediactivismo de Uruguay. Hablaremos de acceso a la cultura y derechos culturales, así como de las formas en que la cultura libre se entrelaza con otros derechos fundamentales. El énfasis estará puesto en la articulación y el aprendizaje mutuo con otras organizaciones y colectivos del movimiento social de Uruguay.

Este es el segundo año que se realiza la Semana de la Cultura Libre, cuya primera edición fue en 2018. Además, tiene como antecedentes el Festival de Cine Creative Commons Uruguay, que tuvo tres ediciones entre 2015 y 2017, así como la Semana de la Música Libre, que se venía realizando desde 2013 en el país. La Semana de la Cultura Libre reúne ambas actividades, potenciándolas en un solo evento que reúne cine, música y talleres.

Este año, además, nos unimos al colectivo MediaRed para convocar al Primer Encuentro de Mediactivismo de Uruguay, que tendrá lugar el 15 y 16 de noviembre en el marco de la Semana de la Cultura Libre.

La Semana de la Cultura Libre es organizada por Creative Commons Uruguay y cuenta con el apoyo del Centro Cultural de España en Montevideo, Radio Pedal, Plataforma Caí y Cine Universitario.

Todas las actividades tienen entrada libre y gratuita. A continuación les presentamos el cronograma de actividades:

Lunes 11
Lugar: Radio Pedal (San Salvador 1510 casi Martínez Trueba)
19h – Cultura libre de violencias. Conversatorio entre personas de diferentes ámbitos y colectivos.
21h – Actuación en vivo de Animales de Poder.

Martes 12
Lugar: Centro Cultural de España (Rincón 629)
18h – Proyección del documental uruguayo «Fe en la resistencia».
19:30 – Conversatorio con los realizadores de la película.

Miércoles 13
Lugar: Cine Universitario del Uruguay (Canelones 1280)
18h – Cultura libre de vigilancia. Visita guiada por la ciudad de Montevideo para conocer y debatir sobre las tecnologías de vigilancia que inundan la ciudad. Basada en el proyecto transmedia «Tour Delirio».
19:30h – Festival de cortometrajes con licencias libres. Tema: Cultura libre y derechos humanos.

Jueves 14
Lugar: Plataforma Caí (Tacuarembó 1400 esquina Guayabos)
21h – Cultura libre de copyright. Taller de análisis de contratos, a cargo de Patricia Díaz. Dirigido a escritores, ilustradores y músicos que quieran sacarse dudas sobre contratos de producción cultural y cesión de derechos.
22h – Taller librenauta: ¿cómo hacer bibliotecas virtuales territoriales?
23h – Actuación en vivo de Salvador García.

Viernes 15
Lugar: Centro Cultural de España (Rincón 629)
18:30h – Apertura del Primer Encuentro de Mediactivismo de Uruguay.
20:00h – Actuación en vivo de Anorgasmia y Tremenda Jauría.

Sábado 16
Lugar: Cabildo de Montevideo (Juan Carlos Gómez 1362) y Radio Pedal (San Salvador 1510 casi Martínez Trueba)
Desde las 10h – Segunda jornada del Primer Encuentro de Mediactivismo de Uruguay.

No Comments »

Por una ley de acceso a materiales de estudio y contra la extensión del plazo de propiedad intelectual

Equipo de CC Uruguay, octubre 21st, 2019

Hace exactamente 6 años, un 21 de octubre de 2013, la policía uruguaya ingresó a las casas de fotocopias cercanas a la Universidad de la República, secuestró máquinas y se llevó detenidas a 32 personas, incluyendo estudiantes que trabajaban como personal empleado en las fotocopiadoras.

Los allanamientos a las fotocopiadoras, ocurridos en período de exámenes, produjeron un caos en el acceso a materiales de estudio que se extendió durante varios meses, hasta que empezaron a aparecer nuevamente vías informales para acceder a los materiales.

Las y los estudiantes de Uruguay se organizaron para exigir que las prácticas habituales de acceso a la cultura dejen de ser delito. Juntaron 10 mil firmas en favor de una reforma al derecho de autor, con excepciones para proteger a la educación y a las bibliotecas.

El proyecto ingresó al Parlamento primero en 2013 y luego nuevamente en 2015. Obtuvo media sanción en la Cámara de Senadores, pero más tarde su debate se interrumpió en la Cámara de Representantes debido a las presiones de la Cámara del Libro y de Agadu.

De no aprobarse antes de febrero de 2020, el proyecto de ley de acceso a la cultura y a materiales de estudio perderá estado parlamentario. Esto implicaría un fracaso del sistema político para dar respuesta a una necesidad básica de las y los estudiantes: el acceso a los materiales.

La aprobación de la ley de acceso a la cultura y a materiales de estudio es también un reclamo histórico de las bibliotecarias de Uruguay. Con la ley actual, las copias de preservación, las copias de fragmentos de textos para usuarias y usuarios ¡e incluso el préstamo público! son ilegales.

Por todo lo anterior, pedimos a nuestros representantes que defiendan el interés público y aprueben la ley de acceso a materiales de estudio antes de febrero. Si vos también querés pedirles, sumate a las más de 400 personas que firmaron la carta ciudadana.

También les decimos a los legisladores que la prioridad hoy es proteger la educación y el acceso a la cultura, que llevan 6 años esperando. La propuesta de extender el plazo de derecho de autor a 70 años implica un lamentable retroceso en el debate.

El proyecto de ley que extiende el plazo de derecho de autor a 70 años, presentado por Pablo Mieres, pone en peligro el acceso a miles de obras que hoy se encuentran en dominio público. Obligaría a eliminar de Internet una gran parte del acervo cultural común de Uruguay.

Las obras de Felisberto Hernández, Petrona Viera, Juan José Morosoli, Susana Soca, Lauro Ayestarán y otros miles de autores nacionales e internacionales dejarían de estar disponibles y serían privatizadas.

Para defender el derecho de acceso a la cultura de toda la ciudadanía, es preciso unirse entre todas las personas vinculadas a la cultura y a la educación, y decirle no al aumento de plazos de derecho de autor que quieren imponer las corporaciones de la cultura y del entretenimiento.

No Comments »

Clase sobre derecho de autor, licencias libres y dominio público en Humanidades

Equipo de CC Uruguay, octubre 15th, 2019

El viernes 11 de octubre estuvimos en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de Universidad de la República, brindando una clase dentro del Espacio de Formación Integral «Digitalización y cultura letrada en el marco de las Humanidades Digitales», cuyos docentes referentes son Alejandro Gortázar, Lucía Alonso e Ignacio Saraiva.

La clase sirvió para conversar y aprender sobre aspectos básicos del derecho de autor, las licencias libres y el dominio público, con el fin de hacer viables los proyectos de digitalización y puesta a disposición en Internet de la cultura letrada.

Agradecemos la invitación y esperamos seguir colaborando en futuras actividades académicas.

No Comments »

Adaptatona: taller sobre creación de materiales accesibles a partir de recursos educativos impresos

Equipo de CC Uruguay, octubre 7th, 2019

El lunes 30 de setiembre se presentó la segunda fase de la Biblioteca Digital y Accesible, un proyecto impulsado por el Núcleo de Recursos Educativos Abiertos y Accesibles de la Universidad de la República (Núcleo REAA) y la Unión Nacional de Ciegos del Uruguay (UNCU), que consiste en un repositorio de materiales educativos accesibles para personas con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso.

El repositorio se enmarca en el cumplimiento del Tratado de Marrakech, ratificado y reglamentado por Uruguay, que establece una excepción al derecho de autor para favorecer el acceso de las personas con discapacidad al texto impreso, promoviendo así el ejercicio de los derechos culturales en igualdad de condiciones.

El lanzamiento de la nueva fase de esta iniciativa contó con la presencia de representantes del proyecto, autoridades de la Universidad de la República y del Ministerio de Educación y Cultura.

La jornada concluyó con la «Adaptatona», un taller para aprender a adaptar recursos educativos impresos a formatos accesibles. Desde CC Uruguay colaboramos en las distintas estaciones de trabajo con las que contó la adaptatona: escaneo de libros, procesamiento de imágenes, reconocimiento de textos y transformación del resultado del reconocimiento de textos a un formato accesible.

Pueden leer más sobre el evento en el sitio web del Programa de Entornos Virtuales de Aprendizaje de la Udelar.


No Comments »

Visita al Taller López: collage, remix y autoría colectiva

Equipo de CC Uruguay, octubre 4th, 2019

Foto colectiva en el Taller López.

El lunes 30 de setiembre visitamos el Taller López en la Escuela Nacional de Bellas Artes, de la Universidad de la República.

El programa del Taller López se centra en la exploración experimental y crítica del lugar que ocupa el arte en la sociedad, interrogando a los estudiantes acerca de su motivación, rol y responsabilidad como artistas en relación e interacción con otras esferas del conocimiento y hacer humano.

Durante nuestra visita al taller hablamos de collage, remix y autoría colectiva. También conversamos sobre las preocupaciones de estudiantes por el acceso a los materiales de estudio, que todavía se mantiene en la ilegalidad por el estancamiento del proyecto de ley sobre excepciones al derecho de autor para favorecer el acceso a estos materiales.

Agradecemos a la docente Ana Laura López de la Torre por la invitación y por su interés de incluir este tema dentro de las actividades del taller. También agradecemos a las y los estudiantes que hicieron preguntas y reflexiones estimulantes.

No Comments »

Escuelita militante: cultura libre y movimientos sociales

Equipo de CC Uruguay, octubre 2nd, 2019

El sábado 28 de setiembre coordinamos un taller sobre cultura libre y movimientos sociales en el marco de la escuelita militante organizada por el espacio Entre.

Entre es un espacio para la discusión, la investigación, la formación, la creación, la acción, la divulgación y el encuentro entre los ámbitos del arte, la técnica y la militancia social.

La escuelita militante consiste en una serie de talleres, que se realizan de agosto a octubre de 2019, para que colectivos, organizaciones y personas intercambien ideas, formas de pensar y de hacer.

Nuestro taller, realizado en Radio Pedal, incluyó una caracterización y acercamiento histórico al movimiento de cultura libre. Además, dialogamos acerca de las posibles articulaciones con otros movimientos sociales. Explicamos la manera en que el sistema vigente de propiedad intelectual afecta el derecho a participar en la vida cultural y analizamos la coyuntura actual en torno al tema: por un lado, expusimos la necesidad de que el parlamento apruebe excepciones y limitaciones al derecho de autor, y, por otro lado, conversamos sobre el peligro de un proyecto de ley que pretende extender el plazo de propiedad intelectual a 70 años después de la muerte de los autores. Por último, reflexionamos sobre buenas prácticas para facilitar la difusión y el acceso a los materiales culturales que generan nuestros colectivos.

Nos llenó de felicidad el interés y la participación activa de las personas que concurrieron al taller. Agradecemos al espacio Entre por facilitar este tipo de instancias de pensamiento y acción.

No Comments »

Nota en el semanario Brecha sobre la polémica por los plazos de derecho de autor y la protección del dominio público

Equipo de CC Uruguay, septiembre 26th, 2019

Compartimos la nota «Las manzanas de la discordia. Senado rechazó proyecto que modificaba derechos de autor», publicada en el semanario Brecha el viernes 20 de setiembre de 2019 por Martín Palacio Gamboa. Incluye una entrevista a nuestra compañera Mariana Fossatti. Les recomendamos la lectura de la nota porque refleja de manera fiel las posturas en torno a la discusión sobre el proyecto de ley del senador Pablo Mieres que busca extender el plazo de derechos de autor y conexos a 70 años.


Las manzanas de la discordia

Senado rechazó proyecto que modificaba derechos de autor.

El proyecto presentado como “grave y urgente” por Pablo Mieres –que contó con el respaldo de los partidos Colorado y Nacional– pretendía extender los derechos de autor de 50 a 70 años. Eso no significa precisamente que los intentos de avanzar sobre ese punto se detengan. Tampoco que la disputa entre los que abogan por liberar un conjunto de obras para el dominio público y los que plantean la necesidad de reforzar las medidas de protección se termine.

Con el fin de visualizar lo más objetivamente posible esas diferencias de interpretación, Brecha contactó a Eduardo de Freitas, abogado que trabajó para Agadu muchos años, y a Mariana Fossatti, integrante de Creative Commons Uruguay. Para De Freitas, “actualmente un autor uruguayo cuenta con mayor protección en el extranjero que en Uruguay”. “En los plazos de protección tenemos que separar el derecho de los autores, que se extiende hasta 50 años después de la muerte del autor, de los derechos conexos, esto es, el derecho de los artistas intérpretes o ejecutantes, productores de fonogramas y organismos de radiodifusión, que extienden su protección por 50 años a partir del 1 de enero del año siguiente: al de la publicación del fonograma para el productor de fonogramas y respecto de las interpretaciones grabadas; al de la actuación en el caso de las interpretaciones no grabadas, y desde la emisión en el caso de la radiodifusión.”

Fossatti plantea que ante esa realidad legal siempre va a haber intentos de ampliar la privatización del patrimonio cultural en Uruguay: “Sus principales impulsores son la Cámara del Disco y las entidades de recaudación de derechos. En 2003 el Parlamento extendió por diez años estos plazos. En 2013, la Cámara del Disco le pidió al gobierno volver a extenderlos para evitar que se vencieran los derechos de estas empresas sobre las grabaciones de la década del sesenta. En aquel momento se incluyó un artículo en la rendición de cuentas que extendía a 70 años el plazo, de manera similar al proyecto que había presentado Mieres. Pero el rechazo fue rotundo: la Sociedad Uruguaya de Actores, la Casa de los Escritores, la Feuu, la Asociación de Bibliotecólogos, Ilustradores de Cultura Uruguayos y muchas otros firmaron declaraciones en contra de la privatización del dominio público, advirtiendo que afectaba el acceso a la cultura y no era una solución para mejorar las condiciones de vida de los artistas. Hay que tener en cuenta que la Cámara del Disco no representa sólo a la industria local, sino también a las multinacionales que operan en Uruguay. Están Universal, Warner y Sony. Hay algo muy importante en juego: los derechos de las grabaciones de los Beatles, los Rolling Stones y otras bandas internacionales que comenzaron a grabar en esa década. Estamos hablando de mucho dinero y presiones muy grandes”.

Si la posición de De Freitas responde a una lógica afín al funcionamiento de la industria cultural, la de Mariana Fossatti responde a la filosofía de Creative Commons, una organización sin fines de lucro que empezó a tener presencia en Uruguay en 2013 a partir de la confluencia entre quienes impulsaban los recursos educativos abiertos y el repositorio de acceso abierto en la Universidad de la República, sellos de música libre, proyectos de cultura digital y militantes del software libre, entre otros. Su idea central es brindar un marco legal a propuestas científicas, culturales y artísticas que tengan entre sus objetivos la cooperación y no la competencia. Esto lleva a la organización a ubicarse en una posición intermedia entre quienes bogan por abolir las leyes de copyright y quienes pretenden una regulación altamente restrictiva sobre la propiedad intelectual (como la vigente), en una apuesta a una reformulación del concepto de propiedad intelectual que se adapte a la nueva realidad digital.

Pese a estas precisiones, una de las cosas que se le critican a Creative Commons es que su plataforma consiste en regalar el trabajo de los artistas y que, aunque su modelo parece responder a un concepto de cultura como bien democrático, en realidad apuntala el modelo de negocios de los gigantes que viven de que haya todo tipo de contenidos disponibles en la red: quienes comercializan conexiones y Adsl, y Google, básicamente. Ante eso, Fossatti respondió: “Nuestra perspectiva es la de los derechos humanos. Promovemos la participación en la vida cultural y el derecho a la cultura en los mismos términos que lo promueve, por ejemplo, la relatoría de derechos culturales y la relatoría sobre libertad de expresión de la Onu. Cuando apoyamos fuertemente una reforma del derecho de autor, impulsada por la Feuu, para salvaguardar los usos educativos de obras y la preservación de materiales en bibliotecas, las cámaras de la industria del entretenimiento y las entidades de recaudación nos acusaron de estar mandados por Google. No había nada que afectara a ningún artista. Sin embargo, estas corporaciones comenzaron una campaña de difamación para hacer creer a la gente que todo era un complot de Google, despreciando el hecho indiscutible de que los estudiantes habían juntado 10 mil firmas para reclamar la ley y de que la Universidad de la República, la Asociación de Bibliotecólogos y el propio Mec consideraban necesaria la reforma”.

NO ES LO MISMO. Ahora bien, para entender buena parte de la polémica que sigue suscitándose, quizás sería bueno establecer algunas diferencias entre Agadu y Sudei. Si Agadu administra el derecho de los autores, el derecho primigenio emergente del nacimiento de la obra y el sujeto creador, esto es, el autor, Sudei administra el derecho de los artistas, los intérpretes y los ejecutantes, esto es, de quienes colaboran e impulsan la difusión de la obra a través de su interpretación y/o fijaciones en fonogramas. Según Freitas, “Agadu y Sudei tienen una estrecha relación y han optado, al igual que la Cámara Uruguaya del Disco, por un sistema de ventanilla única, que ha sido muy exitoso, no sólo para autores, artistas y productores, sino para los propios clientes o usuarios de forma de facilitarles el licenciamiento y el cobro de las regalías”.

Pero allí también hay aspectos que dilucidar. Según Sudei, esa entidad reparte 1.700.000 pesos cada seis meses entre 4.500 socios (El País, 3‑II‑19). Esto significa, en promedio, 63 pesos mensuales por socio. Como analiza Fossatti, “decir que extender los plazos de derechos de intérprete es la solución para brindar una vida digna a los artistas mayores es falso e irresponsable”. “Si queremos mejorar el nivel de vida de los artistas, hay que regular entonces los contratos leoninos que firman con las discográficas, en los que ceden todos los derechos a cambio de porcentajes ínfimos; hay que garantizar que haya verdadera diversidad cultural y que los festivales y los eventos en vivo no estén concentrados siempre en el mismo puñado de estrellas.” También plantea que hay que fiscalizar y democratizar las entidades de recaudación de derecho de autor, en las que muy pocos socios pueden votar, que cobran altísimos porcentajes de administración y cuyo reparto de ingresos ha sido cuestionado seriamente por los propios socios. “Hay que entender el trabajo artístico principalmente desde el marco de los derechos laborales (remuneración mínima, salud, seguridad social, obligaciones patronales), y no desde la propiedad intelectual, que, como vimos, brinda a los intérpretes uruguayos poco más de 60 pesos por mes en promedio. En suma, se está utilizando la figura pública de artistas muy queridos por toda la sociedad para impulsar permanentemente una extensión de plazos que beneficia a las empresas discográficas.”

La otra duda que surge es si el plazo que determina el derecho de autor refiere a la fecha en que se realizó la grabación, a la de su primera edición o a la de cualquier edición posterior en fonograma. Por ejemplo: si alguien reeditó como parte de una antología en 2005 una grabación realizada en 1969, ¿esa eventual extinción de derechos se extiende hasta 2055? ¿Cuáles serían los fundamentos jurídicos? Sobre ese punto De Freitas explica que las interpretaciones fijadas en el fonograma son las que determinan el cómputo de los plazos desde la publicación. “Ese fonograma tendrá un plazo de protección a partir del año siguiente al de su publicación. Si se graba un nuevo disco en 2005 a partir de una fijación sonora de un fonograma editado en 1969, el plazo de protección sigue siendo el de este último, lo cual determina que pase al dominio público el 1 de enero de 2020. Esta es la gran preocupación que tienen los artistas y los productores de fonogramas respecto de sus fijaciones sonoras”. Fossatti, por su lado, recuerda el ya manido caso de “Las manzanas”. “Esta es una canción editada en 1969, cuyo autor es Ruben Rada, por la cual continuará teniendo los derechos de autor de por vida, y luego sus herederos durante 50 años. Como intérprete, los derechos que cobra por el disco de 1969 caducan. Pero sólo por esa interpretación. Todos los demás discos y videos en los que Rada interpreta ‘Las manzanas’ seguirán generando derechos de intérprete. Y si este mismo año Rada hace una nueva interpretación, en vivo o en estudio, que resulte fijada en un disco, un video o una grabación de un fan con su celular, genera nuevos derechos de intérprete por ‘Las manzanas’. Sin olvidar, repetimos, que tiene los derechos de autor, que estarán vigentes hasta por 50 años después de su muerte y pasarán a sus herederos. Es decir que el ejemplo de ‘Las manzanas’, justamente, pone de manifiesto que la caducidad de los derechos de intérprete no genera un daño a Ruben Rada.”

Aun así, todavía no se ha dicho la última palabra respecto del proyecto de Mieres, y estas disputas interpretativas seguirán manifestándose en diversos foros y medios. Vale recordar que la postura de la bancada oficialista no fue de rechazar el proyecto de plano, ya que, según varios senadores, se trata de modificar el documento para su aprobación final. Y, como lo indicó el legislador Rubén Martínez Huelmo, “tenemos hasta el 14 de febrero de 2020 para aprobarlo”.

No Comments »

Salvemos el patrimonio cultural: no a la extensión del copyright en Uruguay

Equipo de CC Uruguay, septiembre 18th, 2019

Compartimos a continuación la declaración realizada por el Movimiento Derecho a la Cultura en defensa del acceso al patrimonio cultural y contra la extensión de los plazos de derecho de autor. También invitamos a leer y compartir el comunicado de la Asociación de Bibliotecólogos del Uruguay sobre el tema.


Ante el tratamiento en el Senado de un proyecto de ley que elevaría a 70 años los plazos de derechos de autor y conexos, que fuera presentado por el senador Pablo Mieres y rechazado en el pleno, consideramos necesario explicar los perjuicios que un aumento de estas características traería sobre el acceso al patrimonio cultural y el derecho de acceso a la cultura.

En los medios de comunicación se ha asociado dicha extensión únicamente con la actividad de músicos e intérpretes, pero nada se ha dicho hasta el momento sobre el verdadero alcance de esta reforma. El derecho de autor cubre a todas las creaciones del intelecto humano, no solo la música, y la sociedad debe informarse sobre el alcance de esta propuesta de aumentar los plazos de propiedad intelectual a nivel de la cultura toda.

El aumento de plazos devolvería al dominio privado miles de obras y materiales culturales que hoy se encuentran en dominio público, afectando el derecho de acceso a la cultura y al conocimiento. Obras como las de Felisberto Hernández, Petrona Viera, Susana Soca, Justino Zavala Muniz, Julio Suárez (Peloduro), Lauro Ayestarán, Carmen Barradas, Carlos Vaz Ferreira o Juan José Morosoli se privatizarían y deberían ser borradas de Internet. Datos disponibles en la base de datos autores.uy demuestran estos daños, tal como se explica en este informe.

Una propuesta legislativa similar fue introducida en la Rendición de Cuentas del año 2013, provocando un rechazo generalizado del sector cultural y de la ciudadanía en su conjunto. Ese rechazo social provocó el retiro de la propuesta en aquella oportunidad.

La normativa de derecho de autor debe reflejar un equilibrio entre los titulares de derechos de propiedad intelectual y el resto de la ciudadanía, a la que hay que garantizar el derecho de acceder y participar en la vida cultural. Este proyecto de ley atenta contra ese equilibrio.

El proyecto de ley en discusión transformará a colecciones completas de obras con gran valor histórico en material indisponible. De hecho, ante la falta de excepciones al derecho de autor que permitan realizar copias de preservación y ante los altos costos que implica ubicar a cada heredero de cada obra (fotográfica, literaria, musical, audiovisual, etc.), quienes impulsan iniciativas de preservación y/o digitalización se ven obligados a esperar al ingreso al dominio publico de cada obra para realizar estas tareas. Aumentar 20 años más este plazo de espera implicará una pérdida irremediable de miles de obras.

La ampliación de derechos para los artistas no se consigue extendiendo los ya larguísimos plazos de propiedad intelectual, que mayormente benefician a herederos e intermediarios. Para lograr este objetivo, es necesario impulsar una regulación de los contratos de edición que prohíba los términos abusivos a los que se ven sometidos los artistas. Asimismo, es fundamental garantizar una seguridad social sólida para los artistas, que les permita tener cobertura de salud y una jubilación digna. No menos importante es garantizar la transparencia de las sociedades de gestión colectiva de derechos de autor, y disminuir sus altísimos descuentos administrativos.

El proyecto de extensión de plazos de derechos de propiedad intelectual no atiende ninguna de estas necesidades reales de los artistas. Está orientado, en cambio, a aumentar el stock de activos de empresas discográficas y de otras entidades intermediarias.

Por todo lo anterior, nos oponemos al proyecto de ley presentado por el senador Pablo Mieres, y, en general, a cualquier proyecto de extensión de plazos de derechos de propiedad intelectual que menoscaben los derechos culturales de la ciudadanía.

También les pedimos a nuestros legisladores y legisladoras que retomen el tratamiento del proyecto de ley de acceso a la cultura y a materiales de estudio, que recibió en 2016 media sanción del Senado y que hoy, lamentablemente, se encuentra paralizado. Invitamos a la ciudadanía a seguir sumando sus adhesiones a la plataforma de apoyo a dicho proyecto.

En definitiva, esperamos que, a la hora de legislar sobre la normativa de derecho de autor, el Parlamento uruguayo tome en cuenta el interés general de la ciudadanía y los derechos culturales de toda la sociedad, basándose en un amplio e informado debate social.

No Comments »

Miradas sobre el acceso a la literatura científica

Equipo de CC Uruguay, agosto 30th, 2019

La Comisión Sectorial de Investigación Científica de la Universidad de la República realizó el 28 de agosto la jornada «Miradas sobre el Acceso a la Literatura Científica» en la Facultad de Información y Comunicación.

La jornada, que se puede ver completa en el video que abre este post, incluyó charlas de expositores que brindaron diferentes miradas sobre el tema.

En primer turno, Dante Cid, de la editorial multinacional Elsevier, intentó brindar una imagen amigable de su editorial con respecto al modelo de acceso abierto, y contó el enfoque híbrido en el cual Elsevier combina artículos por suscripción con artículos de acceso abierto cuya publicación pagan los propios autores. Este modelo híbrido recibió críticas del público y de los demás ponentes, dado que implica costos exorbitantes tanto para las universidades y Estados que compran las suscripciones, como para los autores que llegan a pagar alrededor de 5000 dólares por publicar un artículo en una revista prestigiosa en acceso abierto.

El segundo turno fue para Guillermo Banzato y Cecilia Rozenblum, de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina), quienes presentaron la iniciativa AmeliCA (Conocimiento Abierto en América Latina y el Sur Global), que busca consolidar una infraestructura de comunicación para la publicación académica y la ciencia abierta. La iniciativa está sostenida de forma cooperativa por universidades, instituciones académicas, revistas y personas comprometidas con la ciencia abierta. Los ponentes defendieron un modelo editorial financiado por fondos públicos, gratuito tanto para los lectores como para los autores. Contaron la historia y el funcionamiento de la iniciativa AmeliCA, destacaron sus principios y valores, y subrayaron la importancia de una mayor inversión pública en políticas de acceso abierto. Guillermo Banzato puso un ejemplo elocuente: «Con tan solo el 5% de lo que se invierte en comprar las suscripciones de Elsevier y de otras empresas, es posible darle visibilidad a las casi 300 revistas que integran el núcleo básico de revistas científicas argentinas».

En tercer lugar estuvo, en videoconferencia desde Rusia, Alexandra Elbakyan, la programadora mundialmente reconocida por ser la creadora de Sci-Hub, el portal que brinda acceso libre y gratuito a más de 76 millones de artículos académicos. Elbakyan contó las razones que la llevaron a crear Sci-Hub en 2011, explicó el funcionamiento del sitio y mostró cómo fue creciendo su uso hasta llegar a tener, en la actualidad, un promedio de 400 mil visitantes por día.

Elbakyan buscó crear conciencia sobre que, a pesar de que el sitio es una herramienta fundamental para el acceso al conocimiento científico de millones de personas en todo el mundo, actualmente es considerado ilegal porque infringe las leyes de derecho de autor. Señaló que las leyes son construcciones sociales, que deben responder al bien de la comunidad y no al de un puñado de corporaciones, y abogó por la introducción de excepciones y limitaciones al derecho de autor para permitir el acceso al conocimiento científico. «Si las leyes de copyright impiden el desarrollo de la ciencia, entonces las leyes deben cambiar», concluyó. Después de finalizar su exposición y responder preguntas, fue aplaudida de pie por el público presente en el auditorio.

Desde CC Uruguay agradecemos a la Comisión Sectorial de Investigación Científica de la Udelar por organizar un evento que presentó miradas tan diversas sobre el acceso a la literatura científica y que permitió una reflexión profunda sobre el tema.

No Comments »


next page