Entrevista a CC Uruguay: fomentando el uso de licencias libres en la universidad

Equipo de CC Uruguay, Enero 30th, 2015

Hace unos días la cooperativa Punto Abierto, que trabaja en temas de tecnologías y diseño libre, nos hizo una entrevista para su blog. Se interesaron en la situación del acceso al conocimiento en Uruguay, la libertad para compartir y el acceso a materiales de estudio. A continuación republicamos la entrevista. La nota original se puede leer en este enlace.

En Uruguay se inauguró hace no mucho un nodo local de Creative Commons, que destaca por su estrecha relación con instituciones públicas. Este nodo está logrando un importante avance en la apertura y libertad de acceso a materiales como las investigaciones y publicaciones científicas. En diciembre acudimos a la presentación de proyectos creados por Creative Commons Uruguay y nos encantaron muchas de sus iniciativas, muy necesarias para la libertad de informarse y acceder a distintos contenidos. Compartimos con vosotras una entrevista que hicimos de forma colectiva y se respondió de igual modo por todo el colectivo de Creative Commons Uruguay.

 

Punto Abierto: ¿Cuándo se creó Creative Commons Uruguay y cómo surgió la idea? ¿Hubo algún momento clave para que se formase el grupo de personas que posteriormente formó CC.Uy?

Creative Commons Uruguay: Arrancamos entre fines de 2012 e inicios de 2013 con la iniciativa de promover un capítulo local de Creative Commons. El equipo de ProEVA (responsable del entorno virtual de aprendizaje de la universidad) venía manejando la idea desde hacía un tiempo, pero no se había dado hasta el momento. Por otro lado, había un movimiento de música libre que se forma a partir de varios sellos que estaban usando las licencias desde hacía muchos años. Además se estaba formando Wikimedia y desde hacía poco existía Ártica. La comunidad de software libre estaba activa desde hacía mucho tiempo.

En el 2012, a raíz de la participación en el LibreBus Cono Sur, una gira de cultura libre por varios países de América del Sur que pasó por Uruguay, nos encontramos entonces todos estos activistas de cultura libre que hasta el momento estábamos dispersos y ese fue el impulso que faltaba. Unos meses después concretamos la idea de crear CC Uruguay.

Corto sobre LibreBus Cono Sur

PA: ¿Cuál es la situación actual de los derechos de autores y autoras en Uruguay?

CC.Uy: Tenemos una ley de 1937, que se actualizó muy pocas veces, y mayormente para volverse más restrictiva. La ley 17.616 de 2003 modificó a la 9.739 de 1937 casi exclusivamente para aumentar los plazos de restricción por derecho de autor y extender las facultades exclusivas de los propietarios de los derechos al ámbito digital. En 2013 se propuso un nuevo aumento, de 50 a 70 años después de la muerte del autor, pero esa propuesta fue retirada del Parlamento por la movilización de la sociedad civil. Prácticamente, esa fue la primera vez en la historia que se expresó en nuestro país una clara resistencia social a que la propiedad intelectual continúe recortando derechos a la ciudadanía.

Pero esa resistencia social se volvió a expresar poco después frente a la clausura de locales de fotocopiado estudiantil en 2013, que motivó una protesta y una nueva propuesta de reforma, esta vez en favor de los usuarios. Esa propuesta fue presentada por la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) y lo que hacía era agregar excepciones al derecho de autor en favor de la actividad de enseñanza y de las bibliotecas, entre otros aspectos. Entró como proyecto al Parlamento en 2014 con la firma de todos los partidos, pero al no ser tratada en este período de gobierno que está finalizando, ya pierde estado parlamentario.

Nuestra actual legislación tiene muy pocas excepciones al monopolio exclusivo del derecho de autor. Las que hay son estrechas y anacrónicas, por lo que no se adaptan al contexto actual. Lo más urgente es establecer excepciones con fines de estudio, investigación, preservación, préstamo bibliotecario, libertad de panorama, rescate de obras huérfanas, copias temporales de archivos (como las que suceden en cualquier computadora), copias de respaldo e ingeniería inversa. Desde nuestra perspectiva, además, deberían ser legales los intercambios entre personas, sin fines de lucro, como los que suceden en las redes P2P. Habría que derogar también el pago por uso del dominio público, una norma absolutamente anómala que implica que hay que pagar a la gestión colectiva para hacer uso de cualquier obra en dominio público (ese pago es en favor del Estado, pero lo administra la entidad gestora de derechos de autor, que es privada, y muchos de los pagos los realiza el mismo Estado).

Pero también hay que reconocer un cambio legislativo favorable que ya se ha conquistado, y es la excepción en favor de personas con discapacidad visual. Uruguay fue uno de los primeros países en ratificar el tratado de Marrakech que permite que las personas con dificultades visuales obtener copias de textos accesibles. Ahora faltaría que se reglamentara la nueva norma y que en los hechos existan políticas públicas para favorecer la adaptación y disponibilidad de textos en formatos accesibles.

PA: ¿Cuáles han sido vuestros proyectos en 2014 desde que existe Creative Commons Uy? ¿Cómo ha respondido la sociedad?

CC.Uy: El 2014 fue un año muy intenso, con proyectos como: el tercer festival de música libre, los cursos y talleres para bibliotecarios, estudiantes, docentes y artistas, la construcción del escáner de libros DIY, el impulso a proyectos de digitalización del patrimonio cultural, la creación de la base de datos de autores del Uruguay, la llegada de nuevos voluntarios, la oficialización de CC Uruguay como capítulo afiliado a Creative Commons, la colaboración con el Estado, la participación en debates y en diferentes eventos, la presencia de Jérémie Zimmermann en Uruguay, el lanzamiento del repositorio institucional de acceso abierto de la UdelaR y muchas cosas más.

Creemos que ha sido buena la respuesta desde la sociedad y que eso se refleja en la excelente convocatoria a voluntarios/as que se postularon para sumarse a estos proyectos (fueron más de 100). Desde los medios de comunicación también sentimos que se está generando la necesidad de informar sobre Creative Commons y dar cuenta de los actuales debates en torno a la propiedad intelectual y el acceso a la cultura, lo que nos resulta muy alentador.

PA: ¿Han sentido que la sociedad o colectivos de autores, productores o científicos se ha implicado y se ha hecho eco de la labor que realizan desde CC.uy? ¿Qué grupos han tenido mayor implicación?

CC.Uy: Hemos tenido muy buena vinculación con bibliotecarios/as, docentes, revistas científicas de acceso abierto y con la comunidad de música libre, así como la del software libre. También hemos recibido apoyo de gente de otras disciplinas, como historietistas, artistas visuales y escritores.

unnamed

PA: Estuvimos conversando con Derechos Digitales de Chile, y nos hablaron del fomento de Open Access para estimular el trabajo científico. En Uruguay, el trabajo desarrollado por CC.uy está muy vinculado a la UdelaR (Universidad de la República). ¿Esto facilitaría un crecimiento mayor de la apertura de investigaciones y publicaciones científicas con licencias libres?

CC.Uy: Las personas vinculadas a la UdelaR (Universidad de la República Oriental del Uruguay) dentro del equipo de Creative Commons contribuyeron con la redacción de la ordenanza que crea el repositorio de acceso abierto Colibrí (Conocimiento Libre Repositorio Institucional) para que se incorporen las licencias CC. A medida que se incluyan más trabajos científicos al repositorios, más personas de la comunidad académica van a comprender y experimentar los beneficios del acceso abierto. Esto facilitará dar a conocer las ventajas de publicar investigaciones con licencias que permitan como mínimo descargar copias de los trabajos, pero también traducirlos, adaptarlos y utilizarlos libremente de distintas maneras. En investigación y educación, donde son mucho más importantes los beneficios sociales de compartir que los beneficios de un posible “modelo de negocios” basado en la propiedad intelectual, es en donde se hacen más notables las ventajas del libre acceso al conocimiento. Es claro que todo el mundo debería poder beneficiarse de los recursos públicos volcados a la investigación y la enseñanza pública, comenzando por la propia comunidad académica.

Leave a Reply